¡VEO, VEO! ¡ALGO PEQUEÑO!

Cuando vimos que el tema que se había elegido este mes de marzo en Dinámicas Creativas era “Algo pequeño”, pensamos: ¡qué tema tan difícil!, este mes nos rendimos, no se nos va a ocurrir nada.

Cada vez que intentábamos buscar en nuestra memoria recuerdos de algo pequeño que nos pudiese inspirar, solo se nos ocurrían cosas del tipo: ¡el museo más pequeño del mundo!, ¡la casita más pequeña del mundo!…

Siempre hay cifras para un Guinness, pero esto siempre nos ha generado dudas: ¿de verdad alguien ha podido comparar todos los museos, hoteles, puentes, calles, … del mundo, para saber cuál es el más pequeño?

Cuando estábamos a punto de tirar la toalla, y como pasa casi siempre cuando dejas libre el pensamiento,  llegó la inspiración.

Nos acordamos de unos pequeños dioses con forma de niño que nos hemos encontrado en varios templos budistas en Asia.

En algunos simplemente se asomaban entre las flores como en este de Tailandia:

 VERANO 2013 094 modificada
Pero sobre todo, los  más curiosos fueron los que nos fuimos encontrando en distintos templos japoneses.

Estas pequeñas estatuillas de dioses con forma de niño en Japón se llaman  Jizō.

DSC00096 corregida

Son los dioses guardianes de los viajeros, de los niños  y de los no natos.

Según la tradición budista, cuando alguien muere, su alma debe cruzar el río Sanzu pasando varias pruebas. Si durante tu vida has sido buena persona, puedes superar las pruebas y alcanzar el paraíso. Si no ha sido así, tu alma es arrojada a los demonios.

Con los niños es diferente. Los niños no han tenido vida que les haya dotado de la suficiente experiencia como para superar las pruebas. Así que, se quedan en la orilla apilando piedrecitas unas encima de otras hasta que estas puedan llegar tan alto que les ayuden a poder alcanzar la otra orilla. Pero por las noches los demonios se las tiran y deben empezar de nuevo. Quedan como en  una especie de purgatorio del que no son capaces de salir.

 Solamente las oraciones de sus familiares a los Bogatsu Jizō,  hacen que estos dioses ayuden a los niños a pasar a la otra orilla escondidos de los demonios debajo de sus ropas.

DSC00097 corregidos ojos

En estas fotos os mostramos las estatuas de los pequeños Jizō del templo Zōjō-ji de Tokio.  Como veis, suelen llevar gorritos y baberos de punto (casi siempre rojos, porque es el color que espanta los demonios y las enfermedades) y les colocan también juguetes, como en este caso,  que todas la figuritas tienen un molinillo de viento.

Es una imagen muy emotiva, porque estas figuritas son la representación del dolor de unos padres que se aferran,  por lo menos, al recuerdo y al alivio de que con sus ofrendas a Jizō, ayudarán a sus hijos allí donde estén, a darles otra vida para ser felices.

¿Qué es “Veo Veo”?  
Es un juego de cuando éramos pequeños y que ahora, los que todavía somos un poco niños,  queremos seguir jugándolo. Es una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, conocer otros viajeros que andan dando vueltas por el mundo.
El día 15 de cada mes, quienes se sumen al ¡Veo, Veo! escribirán una entrada en su blog, en su página personal o  directamente en facebook,  referido a un tema que se elige entre todos.
Si quieres saber más y apuntarte al grupo,  visita la página de  Facebook “Dinámicas creativas” , o en lapágina web caminomundos.com.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Japón, Veo Veo. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¡VEO, VEO! ¡ALGO PEQUEÑO!

  1. Pedro dijo:

    Yo me pensaba que era simplemente decorativo, pero cuando me enteré de lo que eran en realidad se me hizo un nudo en el estómago,

    • til92 dijo:

      Desde luego, todo lo relacionado con algo tan antinatural como la muerte de un niño, da un poco de grima. Imagina que nosotros estábamos viendo este templo al atardecer, no había nadie más a nuestro alrededor en el momento que pasamos por la zona de los Jizo y se levantó una brisa que puso a girar todos los molinillos de viento. El silencio roto por el ruido de los molinillos girando, nos puso la piel de gallina.

  2. Juan Manuel dijo:

    Qué difícil que suele ser encontrar el tema para el veo veo pero como decís, a veces es sólo cuestión de dejarlo que aparezca solo.
    Me gustó, me gustó la idea de pequeñines cuidándonos en nuestros viajes!!! 🙂

  3. Qué interesante, Matilde. Me encanta esta posibilidad de conocer y aprender sobre las costumbres de países tan lejanos. Felicitaciones por el post.
    Saludos

  4. Me ha gustado conocer la historia de las imágenes. Aún no he visto ninguna, pero creo que es bonito y una forma de ayudar con el dolor de unos padres tras una trágica pérdida… Estaré pendiente a ver si encuentro alguna figurita de estas por donde me encuentre 🙂

  5. Sol Iametti dijo:

    Alucinante este dato Matilde! y me gustó muchísimo el final: “con sus ofrendas a Jizō, ayudarán a sus hijos allí donde estén, a darles otra vida para ser felices.”, que personalmente significa muchísimo para mí, ya que tengo dos ángeles de primera que definitivamente me están señalando que éste (el de los viajes y la escritura) es el camino que tengo que seguir para ser feliz.
    Abrazo grande desde Argentina 🙂

    • til92 dijo:

      Seguro que tus ángeles te guían por donde más te conviene. Ellos siempre saben lo que necesitas. Un gran abrazo de vuelta hacia Argentina. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s